443,2 metros de altura, 102 plantas, 3.400 obreros. Son algunas de las cifras de la construcción del edificio más emblemático de New York: el Empire State Building. En la década de los años 30, cuando se construyó este edificio, la seguridad y la prevención de riesgos laborales no eran lo más importante, ni siquiera en una obra de esta importancia. Las cifras oficiales apuntan que fueron cinco personas las fallecidas durante su construcción.

Durante muchos años se ha creído que fue el fotógrafo de Estados Unidos Lewis Hine el que inmortalizó a los obreros sobre una viga del Empire State, los hombres que lo construyeron, la mayor parte de ellos inmigrantes europeos y Mohawks, ciudadanos de la reserva de Kahnawake, en Montreal, valorados por su trabajo con el hierro y en las alturas ya que, según dicen, no tenían vértigo. Un dato a tener en cuenta en un edificio que tiene su planta más alta a 373,1 metros del suelo.

La prevención de riesgos en la construcción del Empire State Building: Su verdadera historia

Estas imágenes, recogidas en la colección ‘Men at work’, pertenecían al Archivo Bettman, propiedad de Bill Gate. Debido a su difusión en los ordenadores, se pudo conocer su verdadera historia:

Casi por curiosidad en el año 2000, una chica llamada Tami Ebberts vio la foto publicada en la portada de un libro, producido por el Archivo Bettman, y rápidamente se le vinieron a la mente recuerdos de su infancia. Se dirige a su casa, rebusca durante tres días en viejas cajas que conserva su madre. Entre ellas encuentra un artículo de 1932 del New York Herald, una factura de 1,50$, varios negativos, así como un artículo de un periódico neoyorkino, que hablaba sobre “el intrépido fotógrafo que arriesga su cuello en una viga de 6 pulgadas en un piso 69”. Tami descubrió que su padre, Charles C. Ebbets, fue el autor de esta famosísima foto. Además, no estaban hechas en el Empire State, sino en el General Electric Building. En 2003 se reconoció oficialmente al autor en una ceremonia que tuvo lugar en el Restaurante Rainbow Room del EG Building de New York.

Con independencia del autor y del lugar de las imágenes, estas fotografías son documentos muy valiosos para comprobar cómo han evolucionado la seguridad, prevención y la conciencia sobre el bienestar del trabajador. En ellas se pueden ver los obreros sin cascos, gafas, arneses o mallas de red que los sujetara y protegiera en caso de caídas o accidentes relacionados con su trabajo diario.

El Empire State Building ha sido el edificio más alto de Nueva York durante más de 40 años. Su obra comenzó oficialmente el 17 de marzo de 1930 y se inauguró el 1 de mayo de 1931. Que se emplearan tan sólo 14 meses de trabajo para construir el primer edificio del mundo con más de 100 plantas nos hace intuir el ritmo con el que trabajaban los obreros.

Afortunadamente, la prevención de riesgos laborales llegó para quedarse y es un área de conocimiento y trabajo que sigue ganando importancia en el ámbito laboral, la obra civil y otros proyectos, como los industriales. Además, se sigue avanzando en técnicas, productos y protocolos que persiguen la máxima seguridad para el trabajador. Para que cuando un edificio como el Empire State termina de construirse lo más novedoso sean sus características y cualidades y no el estado de sus trabajadores.

 

Antonio Pérez

Responsable técnico de HSO

|Fotografías: New York Public Library|

Pin It on Pinterest